Páginas vistas en total

lunes, 28 de enero de 2013

REINVENTARSE!!!!

Bienvenida alegría,
bienvenido pesar.
Me gusta ver semblantes tristes en tiempo claro
y alegres risas entre los truenos.
Dulces prados con llamas ocultas en su verde,
ante una pantomima, un rostro grave,
doblar a muerto y alegre repique,
el juego de algún niño con una calavera,
mañana pura y barco naufragado,
las sombras de la noche besando madreselvas,
sierpes silbando entre encarnadas rosas,
Cleopatra con regios atavíos
y el áspid en el seno.
Musas resplandecientes,
musas pálidas,
de vuestro rostro alzad el velo,
que pueda veros,
y que escriba
sobre el día y la noche
a un tiempo.



JOHN KEATS (1795-1821)

martes, 22 de enero de 2013

LA APOTEOSIS DE LOS CRETINOS. SANTIAGO SIERRA.

Santiago Sierra (Madrid 1966). Licenciado en Bellas Artes por la Complutense de Madrid, completó su formación en Hamburgo, es uno de los artistas más radicales con el sistema y en sus últimos trabajos arremete contra la clase política y la corrupción. Aquí presentamos un pequeño estracto de una entrevista concedida a Babelia:
"El otro día unas declaraciones de Gallardón afirmando que gobernar es repartir dolor, y en eso lleva toda la razón; o administrar la muerte como decía con mayor audacia Agustín García Calvo. Los partidos políticos son organizaciones criminales cuyos esfuerzos van destinados a meter mano en la caja común y repartirse el botín de lo público entre sus cuates, jefes y familiares. Ni izquierda ni derecha. Aquí la única dirección reseñable es arriba y abajo. Los partidos pertenecen a la banca, que es quien los financia, al igual que los sindicatos mayoritarios pertenecen al estado, que es quien los financia.La corrupción no es una anécdota, la corrupción es el Régimen, y la extorsión su método. El estado es un cuerpo parasitario y su objetivo nunca será el bien común sino el privado, el bienestar de clase, de su clase. En España tenemos una administración colonial que hace lo que le digan fuera a cambio de impunidad en sus desfalcos..... Es súbdita de la Unión Europea, una auténtica cueva de piratas, desde donde un día se ordena desmantelar la industria para contentar a los industriales del norte; otro, desmontar la agricultura para contentar a la agroindustria de Francia o, como vemos últimamente, jalear el robo a espuertas sobre  la población peninsular. La Unión Europea nos quiere como camareros y albañiles, con la ciencia prohibida y la cultura de rodillas, sin universidades: brutos, pobres y enfermos. Este es un país de asesinos y de asesinados, con las cunetas llenas de olvidados y las calles llenas de intocables. Aquí se entierra a los fascistas con gaiteros y se divierten torturando bestias los domingos. Luego está la mafia de Roma, que entiende la sodomía como un método pedagógico. Un maldito desastre. ES LA APOTEOSIS DE LOS CRETINOS.Pero lo realmente preocupante es la obediencia. Es el mayor problema que tenemos, LA OBEDIENCIA Y LA CANDIDEZ.





LAS IMÁGENES PERTENECEN A LA SERIE "LOS ENCARGADOS" de S. Sierra y J. Galindo.

domingo, 13 de enero de 2013

Familia real

Pa Ju:
Delirio republicano da Cronopia.

Familia Real: quen lle dera a Urdangarín ser como o noso Follarín. Haiche xenros e xenros.

viernes, 11 de enero de 2013

EL OMNIPRESENTE PROBLEMA DEL CONDICIONAMIENTO






Julia Minguillón, A escola de Doloriñas




"Todo empieza cuando el niño tiene apenas cinco o seis años, cuando entra en la escuela. Empieza con notas, calificaciones, premios, “bandas”, “medallas” estrellas y, en ciertas partes, hasta galones. Esta mentalidad de carreras de caballos, ese modo de pensar en vencedor y en vencidos, conduce a lo siguiente: “El escritor X está o no unos cuantos pasos delante del escritor Y. El escritor Y ha caído más atrás. En su último libro, el escritor Z ha rayado a mayor altura que el escritor A”. Desde el principio, se entrena al niño a pensar así: siempre en términos de comparación, de éxito y de fracaso. Es un sistema de desbroce: el débil se desanima y cae. Un sistema destinado a producir unos pocos vencedores siempre compitiendo entre sí. Según mi parecer – aunque no es éste el lugar donde desarrollarlo –, el talento que tiene cada niño, prescindiendo de su cociente de inteligencia, puede permanecer con él toda su vida, para enriquecerle a él y a cualquier otro, si esos talentos no fueran considerados mercancías con valor en un juego de apuestas al éxito.

Otra cosa que se enseña desde el principio es desconfiar del propio juicio. A los niños se les enseña sumisión a la autoridad, cómo averiguar las opiniones y decisiones de los demás y cómo citarlas y cumplirlas.

En la esfera política, al niño se le explica que es libre, demócrata, con un pensamiento y una voluntad libres, que vive en un país libre, que toma sus propias decisiones. Al mismo tiempo, es un prisionero de las suposiciones y dogmas de su tiempo, que él no pone en duda, debido a que nunca le han dicho que existieran. Cuando el joven ha llegado a la edad de escoger – seguimos dando por descontado que una elección es inevitable – entre el arte y las ciencias, escoge a menudo las artes por creer que ahí hay humanidad, libertad, verdadera elección. Él no sabe que ya ha sido moldeado por un sistema: ignora que la misma elección es una falsa dicotomía arraigada en el corazón de nuestra cultura. Quienes lo notan y no quieren ser sometidos a un moldeado ulterior, tienden a irse en un intento medio inconsciente e instintivo de encontrar trabajo donde no vuelvan a ser divididos contra ellos. Con todas nuestras instituciones, desde la policía hasta las academias, desde la medicina a la política, prestamos poca atención a los que se van, ese procedimiento de eliminación que siempre se produce y que excluye, muy tempranamente, a quienes podrían ser originales y reformadores, dejando a aquellos que se sienten atraídos por una cosa, porque eso es precisamente lo que ya son ellos mismos. Un joven policía abandona el cuerpo porque dice que no le gusta lo que debe hacer. Un joven profesor abandona la enseñanza, quebrantado su idealismo. Este mecanismo social funciona casi sin hacerse sentir; sin embargo, es poderoso como cualquiera para mantener nuestras instituciones rígidas y opresoras.
Esos muchachos, que se han pasado años dentro del sistema de entrenamiento, se convierten en críticos y comentaristas y no pueden dar lo que el autor, el artista, busca tan tontamente: juicio original e imaginativo. Lo que pueden hacer, y lo hacen muy bien, es decirle al escritor si el libro o la comedia concuerda con los modelos corrientes de pensar y sentir, con el clima de opinión. Son como el papel de tornasol. Son veletas valiosas. Son los barómetros más sensibles a la opinión pública. Podéis ver los cambios de modas y de opiniones entre ellos mucho antes que en ninguna parte, excepción hecha del terreno político – se trata de personas cuya educación ha sido precisamente ésa –, buscando fuera de ellas mismas para saber sus opiniones, para adaptarse a las figuras de la autoridad, para “oír opiniones”, frase maravillosa y reveladora.


Puede que no exista otro medio de educar al pueblo. Al menos, no lo creo. Entretanto, sería de gran ayuda describir por lo menos correctamente las cosas, llamarlas por su nombre. Idealmente, lo que debería decirse y repetirse a todo niño a través de su vida estudiantil, es algo así:

“Estáis siendo adoctrinados. Todavía no hemos encontrado un sistema educativo que no sea de adoctrinación. Lo sentimos mucho, pero es lo mejor que podemos hacer. Lo que aquí se os está enseñando es una amalgama de los prejuicios en curso y las selecciones de esta cultura en particular. La más ligera ojeada a la historia os hará ver lo transitorios que pueden ser. Os educan personas que han sido capaces de habituarse a un régimen de pensamiento ya formulado por sus predecesores. Se trata de un sistema de autoperpetuación. A aquellos de vosotros que sean más fuertes e individualistas que los otros, les animaremos para que se vayan y encuentren medios de educación por sí mismos, educando su propio juicio. Los que se queden deben recordar, siempre y constantemente, que están siendo modelados y ajustados para encajar en las necesidades particulares y estrechas de esta sociedad concreta.”

- Doris Lessing, premio nobel de literatura 2007, abandonou os estudos aos 14 anos, educando o seu propio xuízo, fóra do sistema educativo oficial.

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS (DEAD POETS SOCIETY) - Carpe Diem












martes, 8 de enero de 2013

O PARABRISAS LECTOR. UNHA LECTURA MOI RECOMENDABLE PARA TEMPOS ESCUROS.

"SIEMPRE HEMOS VIVIDO EN EL CASTILLO"
AUTORA : SHIRLEY JACKSON
EDITORIAL: MINÚSCULA.

Merricat habla acerca de si misma como una mujer lobo. Disfruta hablando de su hermana Constance y de su afición por las setas mortales como la Amanita Phalloides, la oronja mortal.
Cuando el lector se adentra en esta obra, percibe que algo no cuadra. La vida retirada  de Merricat, una chica de dieciocho años, su hermana mayor  y su tío gravemente enfermo y en silla de ruedas, en su gran casa a las afueras del pueblo, las pocas y curiosas visitas que reciben, la hostilidad que le muestran sus vecinos, prueban que hay algo oculto, terrible, en la vida de estos seres tan singulares.




Shirley Jackson, una de las grandes escritoras norteamericanas, contemporánea de Carson Mcullers y de J.D. Salinger, comparte con ellos el talento, la creación de personajes que siempre viven en el límite o que lo traspasan buscando las verdades más ocultas, los giros inesperados y sorpendentes de la vida humana.