Páginas vistas en total

sábado, 16 de abril de 2011

Desde o outro lado do espello.



Un regaliño de Claudia para os parabriseros:




E outro de servidora :



"El calentamiento global amenaza al ser humano con privarle de su propio hogar. Sin embargo, el hombre se aferra con fuerza a la vida. Lejos de hundirse, se eleva más y más, construyendo sobre sus propias raíces. Y lleva consigo un hatillo de recuerdos y emociones, que siempre van con él, y que le ayudan a seguir dando sentido a su existencia.


Pero siempre llega un momento en que la vida le obliga a mirar atrás, a bucear en sus recuerdos, hasta llegar al fondo mismo, al origen de su propia historia. No tiene miedo; no lamenta nada. Sólo sigue adelante llevando con él un bagaje de sueños, de luces y de sombras. Y se va reconociendo, va recordando quién es cada vez que se sumerge en su propio interior.


Al fin y al cabo, su vida es un juego en el que ha ido encajando piezas, o montando cubos, uno sobre otro, intentando que no se derribaran bajo el peso de los acontecimientos. Acomodado un cubo, el juego sólo tenía sentido si era capaz de montar el cubo siguiente.


¿Vivir construyendo o ahogarse en el gran océano de la existencia? Él siempre ha elegido la primera opción. Y seguirá haciéndolo por mucho que el nivel del mar siga subiendo, y siga amenazando su sencilla, a veces triste y solitaria, pero valiosa vida."

Do blog da miña amiga Ana http://mermaidlullaby.blogspot.com/




Viaxando, medrando, xirando, LEVANTANDO CUBOS, entre todos.

7 comentarios:

  1. Gracias a ti, Mónica; lo mío es tuyo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Bienvenida a Parabrisas, Ana!
    Otro abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. ay...una pequeña tormenta se puede convertir en un tornado destructor.

    ResponderEliminar
  4. La calma después de la tormenta

    Pasó ya la tormenta;
    los pájaros gorjean; la gallina
    ha tornado al camino
    y vuelve a cacarear. Sereno el cielo
    surge a Poniente, sobre la montaña;
    despéjanse los campos
    y aparece en el valle el claro río.
    Todo pecho se alegra; en todas partes
    renacen los rumores;
    el trabajo prosigue.
    A contemplar el cielo, el artesano,
    obra en mano, cantando,
    asómase a la puerta;
    sale la joven a coger el agua
    de la reciente lluvia;
    repite el verdulero
    de camino en camino
    el cotidiano grito.
    He ahí el sol que retorna y que sonríe
    por pueblos y colinas. Los balcones
    y las terrazas abre la familia ;
    en el sendero escúchase a lo lejos
    tintinear de esquilas; cruje el carro
    del viajero que sigue su camino.

    Leopardi

    ResponderEliminar
  5. Vaya, que los pajaritos cantan , las nubes se levantan y los niños juegan en sus triciclos.

    ResponderEliminar
  6. ay, el exquisito LEOPARDI. Pero en homenaje al gran novelista Ernesto Sábato dos elocuciones del mismo:"Al parecer la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización"..."Lo admirable es que el hombre siga luchando y creando belleza en medio de un mundo bárbaro y hostil". Le extrañaremos.

    ResponderEliminar
  7. Merecido homenaje.
    Bicos, guapos.

    ResponderEliminar