Páginas vistas en total

jueves, 5 de abril de 2012

Caída libre


“Soy jubilado. No puedo vivir en estas condiciones. Me niego a buscar comida en la basura. Por eso he decidido poner fin a mi vida”, decía el mensaje que llevaba en un bolsillo. Dimitris Christoulas, de 77 años, un farmacéutico retirado al que se le comían las deudas, se pegó un tiro en la sien y murió a escasos metros del Parlamento poco antes de las nueve de la mañana de este miércoles, en plena hora punta en el kilómetro cero ateniense. Fue un suicidio público que ha desatado una ola de cólera, dolor y reconocimiento: un final por el que cada vez más ciudadanos optan en una Grecia asfixiada por los recortes.




La nota del suicida hace responsable al Gobierno de “aniquilar cualquier esperanza de supervivencia” con sus medidas de ajuste. Ítem más, en la misiva, cuyo contenido divulga la edición digital del diario To Vima, el pensionista escribe: "Creo que los jóvenes sin futuro algún dia cogerán las armas y en la plaza Sintagma [de Atenas, la misma donde terminó con su vida] colgarán a los que traicionaron a la nación, como hicieron los italianos con Mussolini en 1945". El equivalente del fascista italiano es, según el texto, el "Gobierno de ocupación" de Atenas, al que el pensionista añade el epíteto "Tsolakoglu", en referencia al primer ministro que colaboró con los nazis durante la invasión por estos del país en 1941.
El País

5 comentarios:

  1. Olaaaaa! So poñerei unha frase de Adam Smith: NINGUNA SOCIEDAD PUEDE PROSPERAR Y SER FELIZ SI LA MAYORÍA DE SUS MIEMBROS SON POBRES Y DESDICHADOS.

    ResponderEliminar
  2. Ai, a luz do sur. Benvidos. Eu tamen estiven no sur... pero de Galicia...Ji, ji, papando un frío que non vexas.

    ResponderEliminar
  3. Ris...Ras...Ris...Raaaasss.
    Sigo afiando a gadaña. JU

    ResponderEliminar
  4. Caramba, Ju, non descansas nin en vacacións.
    Só con mirala xa debe cortar pescozos. Ti sigue que teñen que rodar moitas cabezas.

    ResponderEliminar