Páginas vistas en total

domingo, 9 de octubre de 2011

15 Octubre World Revolution 2011.

3 comentarios:

  1. Naomi Klein :
    "(...)Otra cosa que este movimiento hace bien: Os habéis comprometido con la no violencia. Os habéis negado a regalar a los medios las imágenes de ventanas rotas y luchas callejeras que ansían con tanta desesperación. Y esa tremenda disciplina ha significado que, una y otra vez, la historia ha sido la escandalosa y no provocada brutalidad policial. De la que vimos aún más anoche. Mientras tanto, el apoyo a este movimiento crece cada vez más. Más sabiduría.


    (...)





    Todos sabemos, o por lo menos sentimos, que el mundo está cabeza abajo: actuamos como si no hubiera fin para lo que realmente es finito, combustibles fósiles y el espacio atmosférico para absorber sus emisiones. Y actuamos como si existieran límites estrictos e inconmovibles para lo que en realidad existe en abundancia, los recursos financieros para construir el tipo de sociedad que necesitamos.

    La tarea de nuestros tiempos es invertir esta tendencia: cuestionar esa falsa escasez. Insistir en que podemos permitirnos la construcción de una sociedad decente, inclusiva, mientras al mismo tiempo respetamos los límites reales de lo que puede aguantar la tierra.

    Lo que significa el cambio climático es que tenemos un plazo. Esta vez nuestro movimiento no se puede distraer, dividirse, apagarse o dejarse barrer por los eventos. Esta vez tenemos que tener éxito. Y no hablo de regular los bancos o aumentar los impuestos a los ricos, aunque es importante.

    Hablo de cambiar los valores subyacentes que gobiernan nuestra sociedad. Es difícil de ajustar a una sola demanda fácil para los medios, y también cuesta imaginar cómo hacerlo. Pero no es menos urgente por que sea difícil.

    Es lo que veo que sucede en esta plaza. En la forma en que os alimentáis, en cómo os animáis unos a otros compartiendo libremente la información y suministrando atención sanitaria, clases de meditación y capacitación en empoderamiento. Mi letrero favorito de este lugar dice “Eres importante”. En una cultura que entrena a la gente para que evite la mirada del otro, para decir “que se mueran”, es una declaración profundamente radical.

    Unos pocos pensamientos para terminar. En esta gran lucha, hay algunas cosas que no importan:

    * Lo que llevamos puesto.
    * Si alzamos nuestros puños o hacemos señales por la paz.
    * Si podemos ajustar nuestros sueños de un mundo mejor a una señal de audio.

    Y hay algunas cosas que importan:

    * Nuestra valentía.
    * Nuestra actitud moral.
    * Cómo nos tratamos unos a otros.

    Hemos buscado el enfrentamiento con las fuerzas económicas y políticas más poderosas del planeta. Da miedo. Y a medida que este movimiento crezca cada vez más fuerte, se hará más temible. Siempre hay que ser consciente de que existirá una tentación de pasar a objetivos más pequeños, como, digamos, la persona sentada junto a ti en esta reunión. Después de todo, es una batalla que es más fácil de ganar.

    No hay que ceder a la tentación. No digo que no podamos hablar sobre nuestras debilidades personales. Pero esta vez tratémonos como si tuviéramos la intención de trabajar codo con codo en la lucha durante muchos, muchos años. Porque la tarea que tenemos por delante no exigirá nada menos.

    Tratemos este hermoso movimiento como la cosa más importante del mundo. Porque lo es. Realmente lo es."

    Nota del editor: El discurso de Naomi también apareció en el Wall Street Journal Ocupado.

    Naomi Klein es una periodista galardonada, columnista publicada en numerosos periódicos y autora del éxito de ventas internacional del New York Times, La doctrina del shock: El auge del capitalismo del desastre (septiembre de 2007); y de un éxito de ventas internacional anterior: No logo: El poder de las marcas; y de la colección: Vallas y Ventanas: Despachos desde las trincheras del debate sobre la globalización (2002). Lea más en Naomiklein.org. La puede seguir en Twitter: @naomiaklein

    ResponderEliminar
  2. El neoliberalismo es el virus causante de esta extrema putrefacción de las estructuras sociales que soportamos. En su material genético podemos ver "alelos" tan perniciosos para la capacidad de pensar como el TEOCON, NEOCON y otros, que destruyen certeramente cualquier rasgo de cordura y te dejan LELO si llegas a infectarte. La mejor vacuna es una buena dosis de escepticismo, atención a la realidad y mente sherlocholmesiana: porque lo que está claro es que aquí hay un crimen contra toda la sociedad y los culpables dejan pistas falsas y testigos pagados para eludir la JUSTICIA.
    Perseo

    ResponderEliminar
  3. Quédome co LACÓN CON GRELOS. Que aproveite.JU

    ResponderEliminar